El Chapo envuelto para regalo, con todo y moño.

 

Por: Lic. Eduardo Izar Robles

Si se pretende hacer un regalo que agrade a quien lo reciba, no solo el objeto regalado debe ser vistoso, sino también el arreglo mismo.

El Chapo tal vez sea un regalo apreciado por el Presidente de Estados Unidos de Norteamérica ya sean OBAMA o TRUMP; pero era más importante la fecha de su entrega y el adorno del mismo.

Ya se iba Obama y quería Peña darle un regalo de despedida y ya llegaba Trump y quería Peña darle uno de bienvenida y por ello, con toda celeridad, resolvieron entregarlo un día antes; el último de Obama y casi el primero de Trump.

Había que hacerlo con mucha publicidad, que la gente se enterara y compartiera el festejo. El moño y la envoltura fue la forma en la cual lo entregaron humillado, vencido, disminuido, para mostrar que el capo más buscado del mundo era un ser ínfimo, reducido a la nada, con la cabeza gacha, así como presentaron a Jesucristo en el Ecce homo que la gente sepa, que quien desafía al gobierno tarde o temprano, este les demuestra que él más poderoso.

Lo extraditaron a la carrera, fast track, sin mucho cuidado, urgía quedar bien, con el que manda, dar muestra de cooperación hacerles saber que estamos dispuestos a luchar contra el narcotráfico, aunque este no disminuya.

El Chapo ya no era nada, “nadie que ande huyendo puede hacer negocios” sino pregúntele al Piolín, al el gobierno de Toranzo con la asesoría de Cándido, nunca pudieron extraditar, y el que debe de haberse gastado todo lo que se llevó, mientras se defendía de las acusaciones.

Sin embargo, el negocio del Chapo en otras manos, seguía igual o más próspero aun cuando él no estuviera al frente.

Él era un símbolo y como tal habría, que eliminarlo que nadie quisiera ser como él, que no resurjan más chapos así, como supongo, que piensan que se acabaron los Alcapone, cuando encerraron al célebre gánster americano.

La extradición es un procedimiento legal, con reglas, mediante un tratado, en el cual nosotros mandamos delincuentes a otros países y ellos nos los mandan a nosotros.

Sin embargo y en la relación con Estados Unidos solo nosotros mandamos presos que a ellos les interesan y después, ya cuando se los acabaron, nos los regresan como paso como Villanueva, pero con el Piolín no pudimos, mejor España nos regresó al Porky el niño veracruzano acusado de violación.

Pero además resulta incongruente que manden al Chapo, cuando aquí le sobran acusaciones y la lógica indica que debe pagar aquí y luego allá.

Pero no, aquí tienen miedo de que se vuelva a escapar, ya lo hizo en dos ocasiones, dejando en ridículo al gobierno mexicano.

Para evitar una tercera fuga lo tenían supervigilado, hasta de manera inhumana, violándole sus derechos y humillándolo, tal vez sea mejor para el Chapo que lo hayan enviado a Estados Unidos, al menos allá tendrá más espacio para moverse, que aquí y las condiciones de higiene y alimentación mejorarán.

Mal se vio el gobierno mexicano al devolver tan rápido al delincuente ¿Qué ganaron con ello? Nada, solo mostrarse obsequiosos. El Chapo ya no es un gran riesgo, ya no representaba ningún peligro tanto que hasta a su madre la balacearon y a los hijos, los Chapitos, también los agredieron. Si fuera el viejo y poderoso Chapo hasta por una mala mirada hubiera desaparecido a los agresores a su familia.

Ya solo queda la leyenda, el personaje de telenovela, el que fuera o es, el más rico del mundo, el de Kate del Castillo, las fugas espectaculares, de los costosos artificios para escapar, el señor de los túneles. Más sin embargo, Estados Unidos es el consumidor de drogas más grande del mundo. Alguien les surte. EL CHAPO NO.

El grave riesgo que corre el gobierno mexicano es que el Chapo les diga quienes trabajaban con él y no precisamente sus secuaces o empleados, sino los banqueros que les lavaban el dinero, los gerentes de las múltiples empresas que tenía, los policías y limitares que se hacían de la vista gorda para que pasara la mercancía que mandaba a los Estados Unidos, quien le surtía los precursores químicos para los laboratorios que tenía, que líneas transportaban su producto, quien los distribuía aquí y en Estados Unidos, a que candidatos les dio dinero para sus campañas, a que Presidentes de la República agasajó, que artistas los contrato para que los complacieran, como aterrizaban sus aviones en los aeropuertos o donde se surtían clandestinamente de combustible para avión; en fin tantas y tantas cosas que debe de saber y que ahora que se rompió el pacto tal vez las pueda confesar a cambio de que las penas en Estados Unidos sean menores, y llegue a un convenio con ellos, como es frecuente.

El verdadero problema es que el Chapo desaparece; pero la droga, la prostitución, la trata de blancas, los sobornos, los secuestros, los robos, el lavado de dinero, el tráfico de personas, las ejecuciones, la venta de vinos alterados, los centros nocturnos. Todo, todo permanece.

 

 

 

 

 

Entradas Recientes

ARCHIVO

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: