¿Quién audita al auditor?

En estos días, en los Estados Unidos de América, se discute si el Presidente Donald Trum, está en pleno uso de sus facultades mentales, ello porque sus contradicciones son frecuentes, le falta congruencia en sus expresiones, como dice una cosa dice otra, miente con facilidad y es descubierto en sus mentiras y cuando lo descubren busca un pretexto, generalmente infantil.

Por eso y porque algunos psiquiatras han dicho que no está bien, quieren que lo separen del cargo, ya en el pasado lo intentaron con Bush. Lo hacen bajo un procedimiento que llaman IMPEACHAMENT. El impeachment o proceso de destitución, designa una figura del derecho anglosajón (específicamente del Reino Unido y Estados Unidos), mediante el cual se puede procesar a un alto cargo público. El parlamento o congreso debe aprobar el procesamiento y posteriormente encargarse del juicio del acusado (normalmente en la cámara alta). Una vez que un individuo ha sido objeto de un proceso de destitución tiene que hacer frente a la posibilidad de ser condenado por una votación del órgano legislativo, lo cual ocasiona su destitución e inhabilitación para funciones similares.

Este procedimiento no es muy frecuente, es más, casi no se ve, a pesar de que todos o casi todos los gobernantes se hacen locos con el poder.

Es clásica la expresión que dice: Ya se mareo, se subió a un ladrillo.

Hay quienes se hacen locos cuando llegan al poder y hay quienes ya estaban antes de entrar.

Calígula que hizo a su caballo, incitato, Senador, lo hizo en un momento de locura, Nerón no estaba bien, cuando quemó Roma y se puso a cantar.

En México los locos abundan y abusan del poder, bajo la premisa de que el poder, es para poder, y si no se hacen locos, sus subalternos los hacen cuando los elogian sin medida y les dan respuestas como aquella que les dicen cuando preguntan la hora y les responden: “Las que Usted diga señor”.

En el gobierno local hay un caso, que suena a cosa de locos.

Resulta que a algunos (Cándido Ochoa y Toranzo) se les ocurrió promover a Jesús Martínez Loredo para Auditor Superior del Estado, se cree que lo conocían porque era contador de invernadero de Rioverde, el de Santa Rita, del que se dice es la caja chica del gobierno, un pozo de corrupción, manantial de recursos no comprobables, a fondo perdido de la administración y como Cándido y Toranzo iban a ser auditados, necesitaban a alguno que buscando una aguja en un pajar no la viera, aun cuando le pinchara y Jesusito ya había dado muestras de su incapacidad para hallar lo perdido o hacerse de la vista gorda, aun cuando tropezara con ello.

Así en medio de críticas, pero frente a los sumisos de los Diputados fue el elegido. Y protestó cumplir y hacer cumplir las leyes aplicables del cargo, ponerse al servicio su función sus mermadas capacidades físicas y mentales, llegar hasta el sacrificio, y vaya que si se sacrificaba pues; su salud física estaba muy disminuida, no podía subir ni un escalón y sus facultades mentales se veían influidas por su incapacidad física, que le restaba voluntad y lo hacía depender de personas de confianza en quienes apoyarse, bastones físicos y mentales.

A ello, súmele que estaba en medio de los fuegos, el gobierno que lo nombró, al que le debía lealtad y el que le sucedió, al que le debía disciplina, aúnele también la presión de los diputados, que conscientes de su debilidad le imponían colaboradores que estaban bajo sus órdenes; pero que les debía el cargo a los legisladores. Legisladores que lo presionaban para que las auditorias de sus recomendados salieran limpias y a su vez ellos les cobraban a los funcionarios auditados y exonerados del favor.

Así, viejo, cansado, ojeroso, gordo y enfermo, sin voluntad más que la descripción de un auditor parecía la letra de un tango y la dependencia que dirigía naufragaba en escándalos tormentosos como un barco, sin encontrar puerto seguro donde atracar y sujeto a la voluntad de un mar proceloso de bravas y altas olas como celos de mujer.

Lo primero que hizo fue bajar la oficina a nivel de piso, so pretexto de que no podía subir escaleras aunque de cualquier manera arriba o abajo no se le veía; pues casi no ocurría a la oficina. Viejos achaques y raras enfermedades le impedían confrontar el trabajo.

Después integro un equipo a modo gente de su confianza, parientes de preferencia sin importarle que él siendo el Auditor Superior del Estado debía de vigilar cuidadosamente que no hubiera nepotismo en las dependencias del gobierno y designo a unos de apellido Zapatas, no Emiliano el líder agrario, sino Fausto el defenestrado Gobernador que desde la tumba sigue imponiendo parientes en los gobiernos potosinos. Martínez Loredo es pariente de Fausto Zapata Loredo, no es Zapata pero si es Loredo parte de la herencia. Colocó también un folclórico personaje un tal Camerino Hernández, recomendado de una Diputada y cuyo mérito era que practicaba la charrería en el equipo de Ébano. Al final se peleó con él en un conflicto más propio de seres despechados que de patrón y empleado; pues salieron a relucir las pistolas, del lado del charro por supuesto y las amenazas esto produjo un escenario de guerra pues el auditor fue custodiado y las medidas de seguridad en la auditoria se extremaron.

A este charrito y a sus parientes Zapatas la Auditoria les pago indemnizaciones casi millonarias al fin y al cabo que con dinero ajeno y gusto propio todo se puede resolver.

Algo debe de tener este raro sujeto, que respecto de las mujeres observa una rara actitud, no las toca ni con el pétalo de una rosa ¿será acaso un Don Juan o Casanova? Digo esto porque las cuentas públicas de María Luisa Ramos, Victoria Labastida, María Cristina García y a Sandra la fantasmal musa de Gallardo, las encontró puras y limpias.

Para mantenerse en el cargo ha negociado con todos los Diputados, yo no los conozco a todos, pero se de dos, los Oscares y les juro que no desaprovechan la oportunidad para sacar beneficios, si pasa una mosca le tumban una pata y si pasa una mariposa le quitan un ala. Sobre todo el Bautista que ha hecho de la política un comercio y esto todo mundo lo sabe; porque aparte de sinvergüenza es ostentoso y hace alarde de lo robado; pero por compromisos sigue vivito y robando, perdón vivito y coleando.

Todo esto que he escrito lo sé porque ha aparecido en los medio, es más a Don Jesús no lo conozco ni lo he visto en mi vida y supongo que el Gobernador también sabe lo mismo que yo y talvez él si lo conozca; pero a mí me irrita y por eso titulé este articulo ¿Quién audita al auditor? Lo que no sé es si al Gobernador lo irrite. También quiero decir que yo ya lo hubiera corrido y talvez hasta procesado; pero no sé si el Gobernador también.

 

ARCHIVO

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: