MI AMIGO ROMAN Y DONALD TRUMP

                                               POR: LIC. EDUARDO IZAR ROBLES

Mi amigo Román se hizo la promesa de salir de pobre, él no era precisamente flojo sabia varios oficios e incluso había incursionado en la política, donde, si bien no hizo una carrera, si alcanzó a ocupar algunos cargos y dentro de su partido era miembro de reconocidos derechos y gran activista, promotor del voto en una región en la que había ganado en muchas de las casillas que la formaban y tenía identificada y controlada la gente que integraba el personal de las mismas, a los activistas del voto y líderes locales. Pero, perra como es la política, según expresión de un periodista de la localidad; cuyo nombre de batalla es Joluchaba, hizo que por envidias y diferencias con una influyente periodista, lo marginaran. Marginación que lo llevó a apoyar a otros candidatos de partidos diferentes al suyo. La lealtad partidaria no existe y menos en un país en el cual todos han sido priistas y al final han pertenecido a más de uno de los muchos partidos que hay.

Así con esos antecedentes, mi amigo Román dejó el último trabajo que tenía y renunció de momento a la política y se dijo: como el profesor Carlos Hank “Político pobre, pobre político y se fue a Estados Unidos”.

Joven ya no era, trabajador tampoco, le sobraba alegría y entusiasmo, bueno para cantar y simpático en la barra de la cantina, sin embargo aún con todo y ello tomó la decisión de irse al otro lado. Pidió prestado y contrato un pollero y junto con otros compañeros fueron llevados a la frontera, ahí cruzaron el río y caminaron en el desierto, hasta llegar a una gran ciudad, donde trabajo en todo lo que le ofrecían, albañil, en un changarro de tacos, de lavaplatos en un restaurante. Recibió un salario menor a los que tenían papeles, no le pagaban, ni sobresuelos ni horas extras. “Me daba calentura con el trabajo” decía y se explica, pues bueno como era para la fiesta, no lo era tanto para el trabajo.

Pero eso fue al principio, porque después con camaradas, familiares y papeles falsificados consiguió un mejor trabajo y paga.

Como vivía en un departamento hacinado con otros, sin gastar más que lo necesario, sin salir por temor a la migra, logró ahorrar para enviarle a su familia a fin de que subsistieran.

Lo que mandaba era más de lo que ganaba en México, de manera tal que los suyos en México, la pasaban mejor de cuando él vivía con ellos y él dejaba algo para su subsistencia.

Más sin embargo seguía siendo explotado y no le alcanzaba y tenía que pagar el dinero que le presto el pollero que lo llevó a Estados Unidos.

Su vida era un calvario, no existía para el gobierno de los Estados Unidos, no podía sacar papeles: licencia, seguro social, cuenta bancaria y no tenía prestaciones, era un fantasma, cuya vida consistía en trabajar a hurtadillas y no deambular en lugares muy públicos. A eso agréguele que no hablaba bien el inglés y solos se reunía con latinos para poder hablar, a la familia no la veía, ni la vería pronto; pues ir a           México, le representaba el riesgo de no volver y el gasto del pollero, para volver a entrar.

El “Sueño Americano” era la soledad y la tristeza.

Tenía más dinero; pero el dinero no lo es todo en la vida y sobre todo para los mexicanos que añoran su patria, su hogar, su familia, sus amigos, sus comidas, sus bebidas, sus fiestas y hasta sus celebraciones religiosas.

El recuerdo lo mataba y más aún cuando se enteraba de que en México en su patria chica habían celebrado el cumpleaños de la mamá o la esposa, habían bautizado un sobrino, se había casado otro o se había muerto algún pariente y él lejos ni gozaba las fiestas, ni se dolía con los sepelios.

Aquello no era vida; pero habría que aparentar lo contrario; pues el migrante o el que se va acostumbra decir: “regresar jodido a la tierra mejor no regresar” para ello necesitaba cubrir las apariencias si quería volver y debería de comprar un vehículo aunque lo debiera todo, buena ropa y regalos a fin de echar facha y presumirle a los paisanos. La derrota es inadmisible, solo a los pendejos les va mal y él no quería que lo señalaran como fracasado.

Ya tenía papeles, falsos pero suficientes para poder salir y regresar. Una vez en México se dedicó a presumir lo traído de Estados Unidos , a hacer alarde de lo bien que le iba allá, a comentar lo mucho que se divertía y los lugares que visitaba, los que por cierto solo los conocía por fuera y por platicas de quienes habían estado ahí.

Decía que se iba a dedicar a la política para no tener que regresar; porque él sentía que su trabajo y el esfuerzo deberían dedicarlo en favor de sus paisanos y su tierra natal, que la visión del progreso de los lugares que visitó en Estados Unidos le permitirían aplicar sus experiencias en transformar su atrasado pueblo. Hablaba de hacer puentes y pavimentos, avenidas y jardines, poner grandes negocios; pero la realidad lo hizo recapacitar, bueno, no precisamente la realidad, si no que se le acabo el dinero, empezó a repetir la misma ropa, ya no invitaba en las cantinas, de manera tal de que ya casi nadie lo acompañaba, tenía que regresar la camioneta o venderla para pagar la deuda pendiente pues solo dio el enganche o de plano venderla aquí y cubrir la deuda allá, al fin y al cabo aquí con unas placas de la UNTRAC podía circular.

Esta es la triste historia, no de mi amigo Román, sino de todos los que en busca del sueño americano se van a los Estados Unidos y no se integran a la sociedad norteamericana y trabajan y son explotados; pero ganan más que aquí; porque aquí no hay oportunidades, aquí solo hay felicidad; pero de felicidad no se vive.

Entradas Recientes

ARCHIVO

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: