MAL EMPIEZA LA SEMANA A QUIEN AHORCAN EN LUNES

 Por: Lic. Eduardo Izar Robles 

Hace pocos días estuvo en el Estado Miguel Alemán. Alemán es autor de un libro relacionado con la presidencia de la República y en él señala las diferentes etapas por las que pasa quien gobierna, dice que el primer año es el del coordinador, el segundo de Santa Claus y los siguientes son de Harun Al-Rashid, otro de Iván el terrible, uno más de aspirante a la ONU. Nos quiere hacer saber que los gobernantes al principio son muy controladores, dadivosos, inquisitivos, terribles e iracundos y al final buscan quedar bien para asegurar su futuro.

No creo que haya platicado de esas etapas con el gobernador del Estado, ni tampoco pienso que se le puedan aplicar, al menos no en el orden que Miguel Alemán las narra.

El gobernador Carreras pasa por diferentes etapas, a veces es Iván el terrible, cuando regaña a sus colaboradores, en ocasiones es Harun Al-Rashid, cuando sale modestamente a la calle a ver que dice la gente de él y saluda a todo mundo o se viste de pants y tenis y acude a correr a los parques dejándose ver pero no lo imagino como Santa Claus y mucho menos con ese secretario de finanzas que más bien le serviría para hacer el papel de avaro que de generoso, y tampoco lo pienso fraguando su futuro, toda vez que apenas va en el segundo año de su gobierno.

Lo cierto es que no le ha ido tan bien como él quisiera, hay materias en las que resulta reprobado y sin posibilidades de pasar en el siguiente ciclo, específicamente la seguridad, que aunque es un mal general en toda la República aquí entre nos el mal se agudiza por las múltiples confrontaciones que existen entre los cuerpos policiacos o militares que compiten por el mando y se la pasan echándose la culpa los unos a los otros.

Pero tampoco le ha ido bien en el manejo de su gobierno, todo mundo sabe de las pugnas internas y sobre todo que todo mundo está en contra del secretario de finanzas que no se lleva bien con el resto de los integrantes de su gabinete, da la impresión que trae un carruaje de seis caballos y que cada uno jala para su lado y él no controla las riendas, aunque a veces es muy benéfico que los colaboradores se encuentren entre sí, así le hacía Antonio Rocha y lo aprendió de Gonzalo Santos y lo puso en práctica Guillermo Fonseca; pero ellos solo tenían dos grupos enfrentados: Gonzalo a Rocha frente a Olivo Monsiváis, Rocha a Fonseca frente a Florencia y Fonseca a Ledesma frente a Rubio. También así le hacía Francisco Villa que le encomendaba a uno de sus dorados que cuidara a otro porque temía que lo traicionara y al otro le encomendaba que cuidara a aquél por la misma razón. Esa era la teoría de los encadenados de Francisco Villa para no andarse cuidando de los colaboradores. Solo que Carreras tiene como siete grupos y eso hace muy difícil escuchar chismes e intrigas todos los días, todos los días y a todas horas.

Nadie puede acusar a Carreras de deshonesto, lo acusan de débil, de falto de decisión e incluso un diputado ha dicho de él que le faltan huevos; pero ya antes un colaborador cercano dijo que era un pendejo y otro que le debe ser diputado federal por el Partido Verde Ecologista subió un punto de acuerdo a la Cámara de Diputados para pedirle que se separara del cargo mientras lo investigaban por un faltante en la Secretaría de Educación, otro, también del Verde Ecologista, pidió su renuncia no obstante que él y su esposa han resultado beneficiados por la generosidad del gobernador, y por último, otro del partido Movimiento Social, también pidió su renuncia.

Los nombres van y vienen y quien sabe quien esté detrás de Ugalde, Segovia, Barrera, Ochoa, Govea. Porque son muchos los que quieren que deje de gobernar, lo que no entienden es que es antes de los dos primeros años y eso genera un asunto político muy complicado que involucraría al gobierno central y en este momento, estando tan débil Peña Nieto, no aceptaría por ningún motivo una renuncia injustificada por motivos meramente caprichosos que viniera a enturbiar aún más el súper conflictivo Estado que guarda la República con tanto gobernador opreso.

En uno de los problemas que narramos en este rosario de ellos está el relativo a la expresión injuriosa de el diputado Segovia, el cual después de haber dicho lo que dijo pidió licencia. Esto es muy grave; pues si pidió licencia porque lo presionaron, malo, si pidió licencia porque recapacitó y se sintió amenazado, malo, o si pidió licencia porque quiere pintar su raya e irse a otro partido donde si pueda ser candidato, malo; pero lo más malo es que haya pedido licencia por lo que dijo; no olvidemos que el fuero fue concebido para que los diputados no fueran reprimidos por lo que dicen y si por andar de hablador renuncia un diputado, mala cosa, pues atenta contra el fuero y su origen. Resulta ahora que el fuero sirve para robar pero no para hablar y si hubiese lógica deberían de pedir licencia los 26 diputados restantes sinvergüenzas que han aprovechado el fuero para enriquecerse pero no para hablar y en hablar radica la escancia del fuero. Calladitos se ven más bonitos. Y robando todavía más bonitos, deberían de cuidarles las manos no la lengua. Se ve muy mal un gobierno que no respeta la palabra de un diputado.

ARCHIVO

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: