PARA VERGUENZAS NO GANAMOS

Por: Lic. Eduardo Izar Robles

Se casó Paulina, la hija de Romero Deschamps, la de los viajes en avión privado llevando sus perritos por todo el mundo. La que presumía, subiendo las fotos de ella y los canes a las redes sociales, la que hacia alarde de sus bolsas carísimas, a las que llamaba de “superama” y los lujosos vestidos que con dinero de papi compraba. Esto irritaba a los mexicanos; pues su padre era un líder petrolero, que debió de haber llegado a ese cargo gracias a que trabajaba como obrero en Petróleos Mexicanos y sucedió a personajes como La Quina y Salvador Camacho, los que tenían mala fama, misma que él compartía; pues no se puede pensar que un modesto obrero, de una empresa, haga una boda tan lujosa, suntuosa y costosa con su precario salario, aún cuando en Petróleos se ganen los más altos sueldos que existen en este país, sobre todo que la niña le salió gastalona, de manera tal de que no tenía oportunidad de ahorrar, porqué su salario nominal era de $27,000.00 mensuales y a pesar de que había sido tres veces Diputado y dos veces Senador, con los salarios que ahí pagan no podía darse los lujos que se daban sus hijos: viajes por todo el mundo y carros Ferrari de dos millones de dólares. A eso habría que agregarle también que era un simple Contador Privado, de una academia chafa, de manera tal que no tenía antecedentes de familiares de fortuna, no era Exatec y hay que agregar que ha sido acusado por todos los delitos susceptibles de cometer cuando se es Líder Petrolero, sobre todo el famoso PEMEXGATE, cuando desvió mil quinientos millones de dólares para la campaña de Labastida de fondos del sindicato, delito que se le investigó y que acabó por prescribir. Se presume que es el padre de la novia el que paga comúnmente las bodas y en este caso del novio, lo único que sabemos es que es Cirujano Plástico, que casualmente presta sus servicios para las mujeres de los funcionarios de petróleos; pues nos enteramos que pasó una factura a Petróleos por la intervención que le hizo a Hilda Ledezma Mayoral esposa del Director de PEMEX, al final de cuentas va a resultar casi Huachicolero, chupa ductos o chupa nóminas de petróleos este doctorcito y si no sabemos la edad, ni de la novia, ni del novio, deben de haberse casado grandecitos y talvez sea una boda por conveniencia; pues pongámonos a pensar que Carlos Romero Deschamps tiene setenta y cuatro años, la niña ya tiene tiempo haciendo escándalos con perros y bolsas y viajes, la lógica no indica que debía de haberla hecho allá cuando tenía treinta o cuarenta; pues de cincuenta los niños salen con seis dedos en los pies y él novio, es cirujano plástico, y ordinariamente se reciben de doctores a los veinticinco y la especialidad dura otros diez y dele cinco para que se acredite, se haga famosillo y se cuelgue de la nómina de petróleos entonces podríamos pensar que es mayorcito de cuarenta lo que significa que ya no se cosen del primer hervor.

Pero volvamos a la boda, esta se hizo en la terraza del Hotel Camino Real en Polanco, un lugar exclusivo y caro y los asistentes o cómplices, según el caso, fueron de los más selecto de la clase política y casi todos sinvergüenzas o todos por no decir casi, estaba el Presidente Taxista y Líder del Comité Nacional del PRI Enrique Ochoa Reza, Murillo Karam que no goza de buena fama, Diego Fernández de Ceballos panista acomodaticio; pero faltaron muchos como que les dió vergüenza que los vieran en la fiesta, no fueran a pensar que son iguales; porque en este país tienen patente de corso para robar todos los priistas, es concomitante a su personalidad, los de los otros partidos también lo pueden hacer; pero no tanto, le corresponde al PRI llevar mano en materia de raterías, los otros nacieron para ser paleros y les toca de la baraña una hebra pero sin abusar, porque aunque son del mismo barro no es lo mismo bacín que jarro.

Para que se dé una idea de la magnitud de la boda y del descaro de quienes no se pierden una gorra y no les importa que los identifiquen con el sinvergüenza de Romero Deschamps y familia y tengan la desfachatez de ponerse su mejor traje, su corbata de moño, maquillar perfectamente a su esposa, vestirla lujosamente y ponerse colorado una vez al año, asistiendo al acto; pero compensando dicha molestia con un lujoso menú y yo le pregunto ¿cómo le haría usted para comerse lo siguiente?:

TARTAR DE ATUN SOBRE ESPEJO DE PIQUILLO.

SOPA DE ESPÁRRAGOS CON MORILLAS.

COSTILLA CARGADA EN SALSA DE PINOT NOIR.

PURE DE PAPA CON KALE Y BETABEL ROSTIZADO.

MESA CON VARIEDAD DE POSTRES Y QUESOS.

CAFÉ Y SELECCIÓN DE TÉS.

Para empezar habría que saber ¿qué es un espejo de piquillo? o ¿que son las morillas? y ¿qué es el pinot noir?, ¿qué el kale? y ¿cuantos y con cuales cubierto se van a comer estos platillos?.

Pero así son los nuevos ricos, contadorcillos privados originarios de Tampico que presumen bolsas de marca, diciendo que son de “superama” y que traen perrillos raros de razas exóticas con nombre todavía más raros; pero son caprichos de la niña y hay que cumplírselos o a lo mejor son matrimonios necesarios y estratégicos.

Luis Spota en su novela “Casi el Paraíso” narra las aventuras del Príncipe Ugo Conti que llega a México y deslumbra a la sociedad de su tiempo, que lo avasallan con atenciones pensando que en realidad era un noble cuando que realmente era un hijo de una puta o prostituta para no caer en expresiones discriminatorias; él enamora a Teresa Rondía hija de Alfonso Rondía, campesino que se enriqueció porque participó en la revolución y su grupo ganó y cuando Ugo Conti le pide la mano de su hija él razona de la siguiente forma: “si me yerno va a ser un príncipe, mi hija va a ser princesa y yo voy a ser rey” esperemos que Carlos Deschamps no pretenda convertirse en cirujano plástico porque casó a su hija con uno de ellos.

Leónidas Trujillo casó a su hija Flor de Oro Trujillo con Porfirio Rubirosa celebre padrote de su tiempo; pero el matrimonio no duró mucho, esperemos que el de Paulina si sea duradero, si no lastima de tanto gasto.

Cuando Porfirio Díaz enviudó pactó su matrimonio con Carmen Romero Rubio la que tenía una relación platónica con su padrino Sebastián Lerdo de Tejada; pero por la conveniencia del matrimonio le escribe una carta a su padrino en la que le dice entre otras cosas: “Mi muy querido Padrino. Si continúas disgustado con papá, eso no es razón para que persistas en estarlo conmigo; tú sabes mejor que nadie que mi matrimonio con el Gral. Díaz fue obra exclusiva de mis padres, por quienes, sólo por complacerlos he sacrificado mi corazón, si puede llamarse sacrificio el haber dado mi mano a un hombre que me adora y a quien correspondo sólo con afecto filial.

Unirme a un enemigo tuyo no ha sido para ofenderte: al contrario, he deseado ser la paloma que con la rama de olivo calme las tormentas políticas de mi país. 

No temo que Dios me castigue por haber dado este paso, pues el mayor castigo será tener hijos de un hombre a quien no amo; no obstante, lo respetaré y le seré fiel toda mi vida.
No tienes nada, padrino, qué reprocharme. Me he conducido con perfecta corrección dentro de las leyes sociales, morales y religiosas. ¿Puedes culpar a la archiduquesa María de Austria
por haberse unido a Napoleón?

Desde mi matrimonio estoy constantemente rodeada de una multitud de aduladores, tanto más despreciables cuanto que no los aliento. Sólo les falta caer de rodillas y besarme los pies, como les sucedía a las doradas princesas de Perrault. 

Desde la comisión de limosneros que me presentaron ayer hasta el sacerdote que pedía una peseta para cenar ascendiendo o descendiendo la escalera, todos se mezclan y se atropellan implorando un saludo, una sonrisa, una mirada. Los mismos que en un tiempo no muy remoto se hubieran negado a darme la mano si me vieran caer en la acera, ahora se arrastran como reptiles a mi paso, y se considerarían muy felices si las ruedas de mi carruaje pasaran sobre sus sucios cuerpos. 

La otra noche, cuando tosía en el pasillo del teatro, un general que estaba a mi lado interpuso su pañuelo para que la saliva, en preciosas perlas, no cayeran en el piso de mosaico. Si hubiéramos estado solos, es seguro que esta miserable criatura hubiera convertido su boca en una escupidera. 

Esta no es la exquisita lisonja de la gente educada; es el brutal servilismo de la chusma en su forma animal y repulsiva, como el de un esclavo. 

Los poetas, los poetas menores y los poetastros, todos me martirizan a su manera: es un surtidor de tinta capaz de ennegrecer al mismo océano. Esta calamidad me irrita los nervios hasta el punto de que a veces tengo ataques…” 

Así se dan los matrimonios entre los políticos, a veces por interés, otros por vanidad, algunos por negocio y otros por patriotismo, ojala y que este tenga algún significado político que sirva para bien del país, si no será una farsa más para la vanidad y desvergüenza de la clase política mexicana, que exhibe sus peores galas y pone de manifiesto el descaro, humillando al ya expoliado pueblo mexicano.

 

 

 

Son numerosas las acusaciones en su contra por diversos delitos, incluyendo delincuencia organizada, fraude, extorsión, enriquecimiento ilícito y tráfico de influencias, entre otros. De acuerdo a diversas fuentes, dichos crímenes han sido frecuentemente cometidos con la complicidad de miembros de la élite política mexicana, indistintamente de su afiliación partidista.1

Entradas Recientes

ARCHIVO

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: