CÓMO PROVOCAR UN APOCALIPSIS

Por Luis Enrique Vera Alvarado

La controversial tribu de los dogones, originaria de Malí, tiene información muy precisa sobre ciertos hechos cosmológicos, en particular de la estrella Sirio A, desde hace más de setecientos años. Una pequeña fracción de la también controversial tribu de los norteamericanos descubrió que los científicos no sirven ni para hacer quesadillas y que todos los satélites del mundo están mal pues, de acuerdo con sus creencias, la tierra es plana.

El pasado mes de noviembre se llevó a cabo en Carolina del Norte la Primera Conferencia de la Tierra es Plana. La tecnología queda totalmente desprestigiada cuando un puñado de personas utilizan una regla de medir para afirmar, textualmente: “que la tierra es redonda es la peor mentira creada por Satán”. Señoras y señores, si en el siglo XXI alguien se atreve a decir que la tierra es plana definitivamente nos merecemos el infierno.

Aunque, a primera instancia, esta noticia podría parecer estúpida e irrelevante, nos da indicios de por qué Trump ganó las elecciones en Estados Unidos.  Ahora, que Trump sea presidente de la nación más poderosa del mundo sí es importante ya que sólo necesita apretar un botón para provocar el apocalipsis. Su enemistad con el dictador de Corea del Norte no ayuda mucho a la loable labor de las Naciones Unidas para alcanzar la paz mundial.

Formas de destruir el planeta Tierra hay muchas. El problema es que los seres humanos utilizamos todas al mismo tiempo. Guerras, deforestación, ensayos nucleares, contaminación, cambio climático, extinción de algunas especies de vida y odio. Al paso que vamos, a la Bestia se le va a hacer tarde y cuando llegue no va a encontrar nada para destruir. La realidad, por ridícula que parezca, es que le estamos haciendo la chamba al chamuco.

Los humanos somos esa patética raza que se cree superior a todas las formas de vida pero que aniquila su propio hogar. Ejemplo ilustrador cortesía de la SEP: Si usted se compra una casa, ¿qué haría con ella? Opción A: Cuidarla para poder disfrutar de ella y heredarles una buena morada a mis hijos. Opción B: Invertir en ella, es un activo. Opción C: Destruirla toda, toda, todita. Como buenos estudiantes, los humanos hemos elegido la vieja confiable, la C.

Nuestro planeta es maravilloso. En él caben miles de especies animales y vegetales. Para lo que se le está acabando el espacio es para el ego, la avaricia y la estupidez del hombre. Repito, nos estamos acabando el único mundo que tenemos. Hace no mucho leí que Elon Musk, el genio de Tesla, está trabajando en tecnología para poder habitar Marte. Creo que sería un poco más sencillo y sensato cuidar esta hermosa casa donde cabemos todos.

Para provocar un apocalipsis no necesitamos que Trump le pique al botón, sólo debemos seguir así. La Tierra lo resiente y nos grita a través de fuertes terremotos, de tsunamis, del cambio climático y del desprendimiento de los casquetes polares. Las pérdidas humanas y económicas están a la vista de todos, pero lo único importante es seguir produciendo popotes y vasos desechables. Al menos eso es lo que parece.

Ojalá hubiera un botón para lanzar rayos de paz o para regresar el tiempo. Hay ciudades donde la contaminación no permite ver las brillantes estrellas del cielo en la noche. No hay peor ciego que el que no quiere ver. Ricos, pobres, blancos, negros, cristianos y musulmanes, todos necesitamos el mismo aire para vivir.

ARCHIVO

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: